Ideal Cocktail Bar

tres cuartos de siglo de historia

Fue en 1931 cuando Antonio Gotarda fundó en Barcelona el Ideal, a imagen y semejanza de los mejores bares de cocktails que ya existían en otras ciudades de Europa pero que en Barcelona eran aun toda una novedad. En los años 40, el Ideal tuvo la suerte de compartir calle con la Metro Goldwin Mayer; buena parte de sus actores, entre ellos, Charlton Heston, se dejaron ver por las salas de sillones tapizados en rojo y paredes de madera oscura.

A finales de los años 50, el Ideal se redecoró y se le dio el estilo inglés que todavía mantiene hoy en día, con la madera como elemento principal, así como los cuadros que adornan las paredes, creados, entre otros, por artistas de la talla de Vives Fierro, Abelló, Carlos Pazos o Medina-Campeny. Su clientela se fue ampliando y su fama se fue extendiendo gracias, también, a las amables palabras que le dedicaron escritores de la talla de Josep Pla, aficionado al whisky y al Dry Martini con una gota de angostura, y Manuel Vázquez Montalbán, defensor a ultranza del whisky de Malta.

En la actualidad, José María Gotarda, nieto del fundador, es quien lleva el negocio. Afamado barman, ganador de varios premios internacionales y conocedor de todos los secretos del mundo del cocktail, José María Gotarda sigue manteniendo el nivel de exigencia que el Ideal siempre ha pregonado. Nacido en Barcelona en 1963 rodeado de cocteleras, agitadores, vasos de mezclas, cucharillas y destilados, trabajó en el Hotel Palace y en el cocktail bar Balmoral de Madrid, y también en el Hotel Warwick de París; viajó a Canadá y regresó a España para ocuparse del negocio familiar.